El uso de dispositivos portátiles médicos de diagnóstico y terapéuticos se ha popularizado entre la población, ya que los consumidores gestionan su salud a través de sistemas de monitoreo, alertas, administración de fármacos y control del dolor.

Incluye el uso de aparatos medidores de presión, monitores continuos para el sueño, niveles de glucosa y signos vitales. Se prevé que en 2023 se envíen más de 270 millones de unidades de dispositivos que se colocan en los oídos y 180 millones de unidades de dispositivos de muñeca. también utilizará más dispositivos portátiles para la comunicación y el entretenimiento, incluida la realidad virtual.

Al ensamblar dispositivos portátiles, los adhesivos, encapsulantes y recubrimientos se usan comúnmente para unir componentes, proteger la electrónica del medio ambiente y unir o sellar plásticos o metales dentro del ensamblaje. Las aplicaciones típicas de los materiales fotocurables incluyen encapsulación de componentes electrónicos, unión de agujas a cubos, unión de bordes de componentes, replanteo de cables y circuitos flexibles, y refuerzo de baterías.

El curado de un adhesivo es un proceso químico en el que el adhesivo se endurece para favorecer la unión de los sustratos. Este reticulado puede iniciarse y/o acelerarse con el uso de la luz. Existen adhesivos donde se puede acelerar el curado mediante el calor que genera la radiación infrarroja. También podemos encontrar adhesivos que empiezan a curar gracias a la radiación ultravioleta. 

El curado ultravioleta destaca por ser considerado un curado instantáneo, con costes y riesgos muy bajos. Las velocidades de curado típicas van de 1 a 30 segundos. Cuanto más intensa sea la luz, más rápido será el curado. Por ello, se intenta reducir el espacio (siempre que sea posible) entre la luz y el adhesivo. En el caso de que no sea suficiente, puede agregarse una fuente más de luz. 

La rápida velocidad de curado de la luz UV supone diferentes ventajas: tiempos de producción más cortos, la mejora de los tiempos de entrega para los clientes y la reducción de costes para el fabricante. El curado por UV también es relativamente fácil, ya que solo requiere una fuente de luz ultravioleta sin rejillas ni hornos, en contraste con el curado por calor. Dado que la mayoría de los adhesivos de curado UV también son de un solo componente, no es necesario hacer mezclas, evitando así los posibles problemas que ello conlleva. Además, esta tecnología es respetuosa con el medio ambiente al contar con menos químicos contaminantes que encarecería el producto final. Sin embargo, la luz ultravioleta de alta intensidad se considera radiación ionizante que puede dañar la piel y las funciones corporales. En consecuencia, es preciso tener un cuidado extra al manipular equipos UV.

Los adhesivos curados por luz ultravioleta (UV) Permabond se utilizan para aplicaciones médicas como: jeringas, catéteres, sistemas de administración intravenosa, endoscopios, audífonos, entre otros. Se trata de adhesivos que ofrecen beneficios significativos en la productividad de fabricación, debido a su rápido curado «bajo demanda» cuando se exponen a la longitud de onda correcta de la luz UV, son los favoritos de los fabricantes por su alta transparencia y estabilidad excepcional, incluso en condiciones ambientales difíciles donde se exponen la unión a humedad y a la luz solar.

Debido a sus beneficios, los adhesivos de curado UV son cada vez más populares para el montaje de dispositivos médicos.

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Medtech Innovation News.
Seeing the light: New applications for light curable adhesives in medtech.

Antala.
Los fundamentos de la tecnología de curado UV.