De acuerdo con la Secretaría de Salud, se estima que en México cada año 8 mil personas son diagnosticadas con cáncer de hígado. Tiene un alto nivel de mortalidad de entre el 80 y 85%. Además, se prevé un incremento en el número de casos, debido a que suele identificarse en etapas muy avanzadas.

Más del 90% de los casos se presenta en pacientes con cirrosis, siendo más frecuente en hombres que en mujeres. La explicación es que el sexo masculino se encuentra expuesto a mayor número de factores de riesgo incluyendo infección por virus de hepatitis B, consumo de alcohol, tabaquismo, reservas de hierro aumentadas, mayor índice de masa corporal (IMC) y niveles elevados de hormonas androgénicas. La incidencia del cáncer de hígado,aumenta con la edad y la prevalencia es máxima a los 65 años; sin embargo, en fechas recientes se ha advertido una tendencia a su presentación en pacientes más jóvenes.

Los avances tecnológicos permiten la implementación de nuevos equipos médicos, recientemente la FDA aprobó el uso de software que utiliza imágenes por resonancia magnética del hígado para ayudar a guiar el tratamiento del cáncer y la extirpación de tumores, así como para identificar a los pacientes con mayor riesgo de malos resultados después de la cirugía.

El éxito quirúrgico depende en gran medida del volumen y la salud del tejido hepático restante, que puede verse afectado por afecciones subyacentes y crónicas, como la enfermedad del hígado graso y alcohólico o la hepatitis viral.

La herramienta de software, llamada Perspectum evalúa la salud del hígado antes del procedimiento, empleando resonancias magnéticas cuantitativas y multiparamétricas y programas de inteligencia artificial para separar el hígado en secciones. El sistema calcula los volúmenes regionales del órgano mientras cuantifica biomarcadores de tejido cicatricial, inflamación y grasa.

Actualmente, los diferentes métodos de imagen son de crucial importancia para el diagnóstico y la valoración de las etapas del cáncer de hígado, como bien determinan las guías clínicas internacionales. El diagnóstico radiológico puede realizarse tanto por tomografía computada como por resonancia magnética, y el papel del ultrasonido se orienta básicamente a la vigilancia y detección en pacientes con riesgo elevado.

Estas nuevas tecnologías llegan en un momento en el que el hepatocarcinoma es la neoplasia maligna primaria del hígado más frecuente y la quinta en incidencia mundial. El sistema Perspectum puede ayudar a los cirujanos a evitar la extracción de demasiado tejido hepático.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Fierce Biotech.
Perspectum’s liver-scanning software scores FDA clearance for planning cancer surgeries.

Medigraphic.
Avances en imagenología hepática.