La apnea obstructiva del sueño (OSA, por sus siglas en inglés) es una condición que afecta a millones de personas en todo el mundo. Esta condición no solo interfiere con la calidad del sueño, sino que también se asocia con una serie de complicaciones de salud, incluyendo la hipertensión arterial.

Durante los episodios de apnea del sueño, las vías respiratorias superiores se colapsan repetidamente durante el sueño, lo que impide una respiración normal y reduce la oxigenación de la sangre. Este fenómeno provoca que el cuerpo experimente estrés, ya que debe trabajar más para mantener la oxigenación adecuada; como respuesta, el sistema nervioso simpático se activa, lo que aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Esta respuesta no solo ocurre durante los episodios de apnea, sino que puede mantenerse elevada incluso durante el día, llevando a hipertensión crónica. Además, la OSA puede contribuir a la disfunción endotelial y a la rigidez arterial, exacerbando aún más los problemas de presión arterial.

Tradicionalmente, la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) ha sido el tratamiento estándar para la OSA. Sin embargo, no todos los pacientes se adaptan bien a este dispositivo, ya que implica usar una máscara conectada a una máquina que suministra aire a presión durante el sueño. Como alternativa, los dispositivos de avance mandibular (MAD) han ganado popularidad. Estos dispositivos bucales ajustables avanzan la mandíbula para mantener abiertas las vías respiratorias.

Un estudio reciente publicado en el Journal of the American College of Cardiology ha arrojado luz sobre la efectividad de los MAD en comparación con el CPAP en la reducción de la presión arterial en pacientes con OSA e hipertensión. El estudio, dirigido por el Dr. Ronald Lee Chi-Hang, MD, profesor de medicina en Yong Loo Lin School of Medicine de la National University of Singapore, y su equipo, se realizó en Singapur con 220 participantes, todos con OSA moderada a severa, y riesgo cardiovascular elevado. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a usar un MAD o CPAP durante seis meses.

Los resultados del estudio fueron reveladores: mientras que ambos tratamientos fueron efectivos para reducir la somnolencia diurna excesiva, el MAD demostró ser no inferior al CPAP en la reducción de la presión arterial media durante 24 horas. De hecho, el MAD mostró una mayor reducción en los parámetros de presión arterial durante el sueño, lo que sugiere que podría ser una alternativa efectiva al CPAP para los pacientes con OSA e hipertensión.

Para aquellos que no pueden tolerar el CPAP, el MAD ofrece una opción viable y efectiva. Además, la mayor reducción de la presión arterial durante el sueño con el MAD podría traducirse en una mejor protección cardiovascular a largo plazo para los pacientes, y una posible solución a los desafíos de salud asociados con la OSA.

Por: Cipactli Vargas

Fuentes:

JAAC Journals
Mandibular Advancement vs CPAP for Blood Pressure Reduction in Patients with Obstructive Sleep Apnea

Medscape
Mandibular Device Comparable to CPAP to Reduce BP in Hypertension, OSA