La tecnología de inyección de tinta ha evolucionado considerablemente, trascendiendo su uso tradicional en la impresión en papel. Hoy en día, esta tecnología se ha adaptado para diversas aplicaciones médicas, incluida la creación de microarrays de ADN, impresoras 3D para dispositivos médicos y la producción de medicamentos personalizados, ofreciendo nuevas posibilidades para el tratamiento y la investigación de enfermedades.

La creación de microarrays de ADN permite la fabricación de hebras de ADN a partir de bases nucleicas, posibilitando la creación de micromatrices para el estudio genómico. Estas matrices son esenciales para medir la expresión génica en organismos, lo que facilita la identificación de patrones de expresión y el desarrollo de tratamientos personalizados.

La tecnología de inyección de tinta también ha sido aplicada en la fabricación de dispositivos médicos tridimensionales. La impresión 3D permite crear estructuras de dispositivos médicos capa por capa, utilizando una variedad de materiales, desde fotopolímeros hasta cerámicas. Esta técnica es especialmente útil en la producción de prótesis personalizadas y dispositivos de implantes, adaptados a las necesidades individuales de los pacientes.

Otro avance significativo es la posibilidad de imprimir medicamentos personalizados. La tecnología de inyección de tinta permite crear polipíldoras que contienen diferentes medicamentos con velocidades de liberación ajustables. Esto facilita la dosificación personalizada y la administración eficiente de múltiples tratamientos en un solo comprimido, mejorando la adherencia y la eficacia de los tratamientos.

Por: Cipactli Vargas

Fuentes:

Vértigo Político
INYECCIÓN DE TINTA: ALGO MÁS QUE IMPRIMIR EN PAPEL