El esófago de Barrett es una afección en la que el revestimiento plano y rosado del esófago que conecta la boca con el estómago se daña por el reflujo ácido, lo que hace que el revestimiento se engrose y se vuelva rojo.

Entre el esófago y el estómago hay una válvula de importancia crucial, el esfínter esofágico inferior. Con el tiempo, el esfínter esofágico inferior puede comenzar a fallar, lo que conduce a un daño ácido y químico del esófago, una afección llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico. La enfermedad por reflujo gastroesofágico suele ir acompañada de síntomas como la acidez estomacal o la regurgitación. En algunas personas, esta enfermedad por reflujo gastroesofágico puede desencadenar un cambio en las células que recubren la parte inferior del esófago, causando el esófago de Barrett.

La prevalencia mundial del esófago de Barrett es del 1% de toda la población, pero es mayor (7%) en pacientes con síntomas de reflujo ácido. Los pacientes con esófago de Barrett tienen de 30 a 40 veces más riesgo de desarrollar cáncer de esófago en comparación con la población normal.

Debido a lo anterior, se ha desarrollado un software conectado a los procesadores de endoscopia y notifica automáticamente a los usuarios sobre la posible neoplasia de Barrett a partir de las imágenes capturadas durante los procedimientos endoscópicos.

Si este cáncer se puede detectar en una etapa temprana, entonces se puede extirpar a través del endoscopio y el paciente se puede curar. Los pacientes con esófago de Barrett deben someterse a una endoscopia regular para detectar un cáncer temprano, pero esto sigue siendo un desafío ya que los cambios iniciales del cáncer son muy sutiles y difíciles de identificar. Como resultado, las recomendaciones actuales son tomar múltiples biopsias aleatorias a lo largo del esófago de Barrett para identificar cualquier foco de cáncer temprano. Sin embargo, las biopsias aleatorias son costosas y requieren mucho tiempo y solo se realizan de acuerdo con las guías clínicas oficiales con un estimado del 30% al 51% de los endoscopistas. En consecuencia, se ha señalado que se puede pasar por alto hasta un 40% de las neoplasias, lo que da como resultado un diagnóstico tardío del cáncer y malos resultados para los pacientes.

Wise Vision Endoscopy ha sido capacitado con más de 1 millón de imágenes de endoscopía de esófago de Barrett, junto con el conocimiento de endoscopistas expertos, lo que le permite cumplir con los requisitos para el etiquetado de la marca CE (Conformidad Europea). Podría encontrar más del 90% de la neoplasia de Barrett. Se espera que Wise Vision Endoscopy reduzca significativamente la tasa de fallos de neoplasia durante la endoscopia y mejore el resultado para los pacientes con esófago de Barrett en todo el mundo.

Esta tecnología ha recibido el Premio Gut Award de la Sociedad Británica de Gastroenterología (BSG) y fue seleccionado uno de los mejores resúmenes de endoscopia en la UEG Week Virtual 2020 realizada por United European Gastroenterology.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Mayo Clinic.
Esófago de Barret.

Medtech news.
Neoplasia detection tool for Barrett’s oesophagus patients receives CE mark.