Una opción de vacuna sin aguja contra la COVID-19, ha demostrado excelentes resultados de efectividad.

Es la primera vacuna cuyo funcionamiento se basa en el ADN y también la única cuya tecnología evita el uso de agujas. La vacuna requiere 3 dosis para conseguir el total de su efectividad, que deben aplicarse en intervalos de 1, 28 y 56 días, para alcanzar la inmunidad necesaria.

Según varios científicos, las vacunas de ADN que no requieren el uso de agujas tienen una gran ventaja: son más baratas, seguras y estables. Además, el uso del inyector sin aguja es más preciso. Su método de almacenamiento no es exigente, pues se puede conservar a temperaturas de entre -2°C y 8°C. Incluso, según la compañía, a una temperatura de 25°C mostró una «buena estabilidad», lo que permitirá transportarla fácilmente.

La vacuna se llama ZyCoV-D y se ha aprobado en India para uso entre la población de 12 años en adelante. El ente regulador de medicamentos del país ya lo ha aprobado para su uso de emergencia entre la población de uno de los países más golpeados por el coronavirus en todo el mundo.

Los ensayos clínicos se realizaron en mitad del pico de la segunda ola de COVID en el país, que dejó millares de contagios y fallecidos en los momentos más graves. Esto, según el fabricante, «reafirma la eficacia de la vacuna contra las cepas mutantes», especialmente la variante Delta, más contagiosa que otras previas. Provee de riesgo de hospitalización en un porcentaje del 66%. Esta es la cuarta vacuna aprobada en territorio indio, tras las de Covishield, Covaxin y Sputnik V. En total, se han administrado más de 570.000 dosis y se espera que se encuentre comercialmente disponible en octubre del presente año.

Esta nueva vacuna, al no necesitar agujas para ser inyectada, se administra por vía intradérmica que cuenta con tres componentes: el inyector, la jeringa sin aguja y un adaptador de llenado. Con estos elementos, se sigue un proceso de cuatro pasos: preparar el inyector, llenar la jeringa, cargar el inyector y administrar la inyección en el deltoides. La vacuna ZyCoV-D emplea pequeños anillos de ADN que cuentan con información genética que la suministran entre dos capas de nuestra piel. Lo que hacen estos plásmidos es transportar la información a las células para producir la proteína espiga, la que usa el virus para entrar en las células humanas.

El dispositivo que se utiliza para su aplicación genera impulsos eléctricos breves y constantes para generar aperturas en las células e introducir así, el material genético al individuo. Además, tiene electrodos ultracortos que penetran la piel y que crean un pequeño cambio electrónico en la zona donde se aplica la vacuna, funciona con pilas y no provoca dolor.

El fabricante planea producir de 100 a 120 millones de dosis de ZyCoV-D cada año. La ZyCoV-D, desarrollada en asociación con el Departamento de Biotecnología de la India.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

La razón.
Así es la primera vacuna de ADN contra la Covid-19 (sin agujas).