Hoy como nunca, la tecnología forma parte de nuestras vidas, específicamente el sector de dispositivos médicos se ha vuelto una herramienta de uso casi indispensable.

Frente a la pandemia de coronavirus, la utilización de equipo de protección personal, deberá mantenerse de manera permanente, incluso dentro de los centros de trabajo. El cubrebocas, se utilizó como una medida de prevención, sin embargo, conforme el número de contagios se incrementa y las medidas de seguridad se vuelven más estrictas, se exige la portación del mismo, en las actividades más cotidianas como el ingreso a centros comerciales, bancarios, etc.

La OMS recomendó las mascarilla N95 para protegerse de coronavirus o evitar la propagación del virus. Muchos fabricantes de dispositivos médicos, se dieron a la tarea de cumplir con la demanda de insumos. Sin embargo, otras empresas, que nunca antes habían hecho dispositivos médicos, se han dado a la tarea de fabricar modelos de cubrebocas con diseños más innovadores: una de ellas, Xiaomi, el gigante chino que ocupa el cuarto lugar en la producción y venta de teléfonos inteligentes, ha ampliado su producción a otro tipo de dispositivos electrónicos y ahora, saca a la venta, una mascarilla que se desinfecta sola, con puerto USB integrado y que además, permite ver la cara del usuario y hacer uso de dispositivos que requieren reconocimiento facial. 

Esta mascarilla no tiene que lavarse, ni limpiarse; el interior se autolimpia en tan solo 10 minutos con luz ultravioleta mientras no está en uso y se recarga por USB. Además cuenta con filtros de aire reemplazables y extraíbles, que podrán utilizarse hasta por 45 días y gracias a esto, la mascarilla promete que el usuario respirará solo aire puro y libre de dióxido de carbono, sin olvidar que los filtros, impedirán que la mascarilla se empañe. Adicionalmente, se puede complementar con accesorios, como por ejemplo, un ventilador que permitirá la llegada de mayor cantidad de oxígeno y que enfría la mascarilla para evitar la formación de hongos cuando haya calor o humedad.

La empresa que produce estas mascarillas, dijo que la mascarilla es transparente, no sólo para que la cara del usuario pueda ser reconocida por los dispositivos móviles, sino también, para facilitar a las personas el distanciamiento social, ya que con las mascarillas convencionales, no pueden visualizarse gestos y expresiones de nuestros amigos y familiares. Sin darnos cuenta, nuestras muecas o sonrisas, transmiten información sensible sobre nuestras intenciones, emociones, sentimientos y personalidad, incluso cuando estamos quietos o en silencio, nuestros gestos dicen todo sobre quiénes somos, cómo nos sentimos o cuáles son nuestros gustos; por estas razones, el diseño de la mascarilla, es transparente.

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Global news.
Ciencia y tecnología.

Sin Embargo.
Empresa china fabrica mascarilla capaz de autodesinfectarse, con conexión USB y ventilador integrado.