La percepción de la suavidad es fundamental para la supervivencia, el bienestar y las interacciones sociales complejas tanto en animales como en humanos. Nos guía en decisiones que van desde la selección de alimentos hasta la detección de anomalías médicas. Sin embargo, nuestra comprensión de esta sensación, incluidas sus vías neuronales y procesos cognitivos subyacentes, sigue siendo incompleta.

En este contexto, un equipo de ingenieros de la EPFL (Escuela Politécnica Federal de Lausana) ha desarrollado un dispositivo robótico capaz de comprender y reproducir la percepción de la suavidad de diversos materiales reales, desde un malvavisco hasta un corazón latente.

Este avance introduce una interfaz de renderizado de suavidad (SORI, por sus siglas en inglés), un sistema háptico que replica cuantitativamente las sensaciones de suavidad. SORI se adapta a las propiedades individuales de las yemas de los dedos y salva la brecha entre la suavidad real y la percibida, ofreciendo un gran avance en la comprensión y simulación precisa de este sentido. Este progreso abre el camino para una comprensión más profunda de la neurociencia de la percepción de la suavidad.

El dispositivo SORI, desarrollado por el equipo de la ingeniera Jamie Paik, tiene la capacidad única de desacoplar las señales cutáneas (retroalimentación sensorial de la piel de la yema del dedo) y cinestésicas (retroalimentación sobre la cantidad de fuerza en la articulación del dedo), lo que permite recrear fielmente la suavidad de una variedad de materiales reales. Está compuesto por un conjunto de juntas de origami impulsadas por un motor que pueden modularse para volverse más rígidas o flexibles, y una membrana de silicona que se infla en distintos grados para envolver la punta de un dedo.

En experimentos con voluntarios humanos, SORI demostró su capacidad para recrear la suavidad de materiales como la carne, el salmón y el malvavisco, e incluso logró reproducir la sensación de un corazón que late. Este avance abre posibilidades en campos como la medicina, donde podría utilizarse para entrenar a estudiantes de medicina en la detección de tumores cancerosos o proporcionar retroalimentación sensorial crucial a cirujanos que utilizan robots para operaciones.

Además, SORI tiene potencial para aplicaciones en la exploración del espacio o del océano profundo asistida por robots, así como en la agricultura asistida por robots para la cosecha de frutas y verduras tiernas sin dañarlas. Este dispositivo no solo actúa como un sensor de suavidad para los robots, sino que también permite transferir digitalmente la sensación del tacto, similar a enviar fotos o música.

Para finalizar la nota, les compartimos un video (en inglés) que muestra el funcionamiento del dispositivo.

Por: Cipactli Vargas

Fuentes:

Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS)
SORI: A softness-rendering interface to unravel the nature of softness perception

École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL)
Robotic interface masters a soft touch

Forbes Colombia
Investigadores crean una interfaz robótica capaz de imitar la sensación humana de suavidad