El aumento de las oportunidades de educación y empleo ha significado que muchas mujeres opten por retrasar el tener hijos. Dado el mayor riesgo asociado de infertilidad, esto contribuye a la disminución de las tasas de natalidad. GlobalData informó que el porcentaje de la población mundial mayor de 60 años creció del 10,0 % en 2000 al 12,3 % en 2015, y se espera que aumente aún más hasta el 16,5 % para 2030. Esto es preocupante debido a los problemas causados ​​por el envejecimiento de la población.

Una de cada cuatro parejas en los países en desarrollo se ve afectada por la infertilidad. Alrededor de 48,5 millones de parejas experimentan infertilidad en todo el mundo.

Hoy en día, la infertilidad se está convirtiendo rápidamente en una epidemia. Así mismo, la pandemia por COVID-19 trajo efectos sobre la salud reproductiva masculina. En palabras del doctor Eduardo González Quintanilla, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, se ha encontrado que los hombres que cursaron la enfermedad con síntomas de moderados a graves pueden tener efectos en la calidad de su esperma y presentar niveles bajos de testosterona (hipogonadismo). Por lo tanto, “cuando disminuye el nivel de testosterona y disminuye la producción de espermatozoides obviamente tiene impacto en la fertilidad”.

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica que ayuda a las personas con problemas de fertilidad a tener un bebé. A pesar del potencial de la FIV, los resultados son impredecibles. Para empeorar las cosas, el acceso a la atención de la fertilidad es abismal. Sin embargo, la inteligencia artificial para su uso en las clínicas de fertilidad, puede ayudar a dar forma a un futuro en el que más personas tengan una mejor oportunidad de formar familias a un costo más bajo que el actual y una mayor tasa de éxito. Muchos investigadores buscan aprovechar la tecnología para aumentar la confiabilidad, la asequibilidad y la disponibilidad de la FIV.

El uso de IA en los procesos de FIV tiene el potencial de mejorar la eficacia de la técnica. Sin embargo, la confianza en los algoritmos de IA en un área médica tan sensible podría generar escepticismo entre los posibles pacientes.

La FIV comienza con la evaluación de un médico de la causa de la infertilidad, posteriormente, pasa a la fase de estimulación en la que el médico determina el mejor protocolo para la estimulación ovárica. A esto le sigue comúnmente la recolección de óvulos y espermatozoides, la fertilización de óvulos usando espermatozoides para crear embriones, el cultivo de embriones en la clínica, la transferencia de embriones a la madre y un nacimiento vivo meses después. A medida que las personas pasan por este proceso, las tasas de éxito caen significativamente en cada etapa. En el laboratorio, los embriólogos hacen varios juicios al interpretar imágenes sobre ovocitos (óvulos en desarrollo), espermatozoides y blastocistos.

Hoy en día, la clasificación de embriones la realizan embriólogos que inspeccionan manualmente las imágenes en busca de un conjunto de características detectables visualmente.

La inteligencia artificial utiliza algoritmos de visión por computadora para aumentar este proceso y predecir la efectividad probable de las implantaciones. Los algoritmos de IA se entrenan a partir de un conjunto de datos de más de 200 000 videos de embriones y más de 5 millones de puntos de datos clínicos extraídos de una demografía diversa de pacientes. Esto le da a los modelos de IA el poder de analizar características diminutas que a menudo son indetectables incluso para los embriólogos más experimentados.

Se espera que la prevalencia de la FIV crezca con mayor éxito y menos barreras de costos para la atención. Además se prevé el desarrollo de herramientas de detección temprana que adviertan a los pacientes que podrían estar experimentando disminuciones en la fertilidad, a diferencia de lo que sucede hoy en día, donde los pacientes terminan con un potencial de fertilidad irrecuperable. Con una mayor visibilidad sobre su fertilidad, los pacientes podrían tomar medidas tempranas congelando espermatozoides, ovocitos o embriones.

Adicionalmente, los teléfonos inteligentes serán una de las mejoras más grandes y significativas en la prestación de servicios de fertilidad.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Gaceta UNAM
¿Es la infertilidad masculina secuela de la COVID-19?

Forbes
Here’s How AI Is Helping Make Babies By Revolutionizing IVF

Pharmaceutical Technology
AI in IVF: a fertile field