México se encuentra en el pico de la pandemia ocasionada por coronavirus. Es frecuente ver en diferentes medios, imágenes de pacientes enfermos de coronavirus, siendo trasladados a hospitales o unidades de salud, utilizando una cápsula, pero ¿cuál es la historia detrás de ese dispositivo?. La respuesta, es que la cápsula denominada XE, creada por el ingeniero mexicano Fernando Avilés Serrat, director de la empresa de equipos y servicios médicos XE.

Hace un año que el ingeniero comenzó el desarrollo de la cápsula, que en sus inicios, fue diseñada para el traslado de pacientes que padecen meningitis, tuberculosis y otras enfermedades altamente contagiosas. El ingeniero Avilés, dijo que son los paramédicos, quienes se encuentran expuestos a contagiarse, pues se encuentra en la primera línea de defensa contra el coronavirus y regularmente comparten los viajes de traslados en la ambulancia con el paciente. 

Diez años antes, Avilés fabricó un módulo para transporte neonatal, por lo que pensó que podría realizar una cápsula para adultos. A diferencia de las transportadoras de recién nacidos, que protegen al bebé del ambiente externo, ésta cápsula funciona a la inversa; cuenta con un controlador que baja la presión atmosférica en el interior, provocando que el aire externo genere una presión negativa. Aún cuando el domo se rompiera o si el personal comete errores o descuidos al cerrar la cápsula, el aire no sale, solo entra; razón por la cual, resulta muy segura para el transporte pacientes.

El controlador que disminuye la presión atmosférica al interior, utiliza un dispositivo electrónico pero opera con un efecto mecánico, manteniendo la cápsula con presión negativa sin que colapse el domo. Al interior, el paciente respira como si alguien hubiera puesto un ventilador en la ventana, proporcionándole cierta tranquilidad.

El material con el que se fabrica la cápsula XE, es utilizado en aviones para sellar el sistema de ventilación, está construida con plásticos especiales, nylon y cordura de alta impermeabilidad. La cápsula opera con alimentación eléctrica y de manera autónoma por al menos cuatro horas. “Ideal para ambulancias y hospitales sin necesidad de adaptación”. Se fabrica en serie y tiene un costo aproximado de dos mil dólares.

En México, algunos gobiernos estatales, incluido el federal han adquirido algunas cápsulas, a través de la Secretaría de Defensa, la Marina y el Hospital INER (Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias). La institución de apoyo y auxilio, Cruz Roja de México, dijo que el Estado de México ya cuenta con una de esas cápsulas. Fue donada por la empresa XE Ingeniería Médica, y se encuentra en la delegación Metepec. El gobierno de Querétaro, adquirió 12 cápsulas.

El ingeniero recomienda que la población se quede en casa para no saturar el área de cuidados intensivos, pues los recursos como: camas, ventiladores, personal médico, etc., son limitados.

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Expansión Política.
¿Qué es la cápsula XE y para qué sirve en la epidemia de coronavirus?