Los fabricantes de dispositivos médicos trataron de desviar las líneas de suministro de China, debido a que cuando el año pasado golpeó la pandemia por COVID-19, estalló un conflicto fronterizo de India con el vecino en 2020.

China e India se encuentran en medio de un enfrentamiento fronterizo en la Línea de Control Real (LAC), parte del territorio de la región de Cachemira y que también pasa por la región de Ladakh. El apoyo de China a Pakistán, histórico rival de India, también es otro motivo de tensiones entre ambas naciones. Este posicionamiento cobra relevancia porque el triángulo India-Pakistán-China posee un largo historial de disputas fronterizas no resueltas.

La mayoría de los dispositivos médicos modernos, en el interior, tienen componentes electrónicos de alta gama, por lo que garantizar el abastecimiento de todas las cadenas de suministro es fundamental para la actividad.

Cuando la pandemia de coronavirus golpeó por primera vez a India en 2020, la industria de dispositivos médicos dependientes de las importaciones, una piedra angular del sector de la salud del país, ya estaba en una situación de agitación, luchando por establecer nuevas fuentes de materias primas y líneas de suministro. Esta incertidumbre solo resultaría catastrófica cuando una segunda ola más mortal se apoderó repentinamente de este verano, en el país.

De acuerdo con los expertos, los desafiantes problemas de abastecimiento de materias primas en el sector de la electrónica se han extendido a la industria de dispositivos médicos y la industria todavía está atrapada en esa transición, dijeron los fabricantes. Optar por nuevos proveedores que cumplan con los requerimientos y con las regulaciones sanitarias necesarias, no es una tarea sencilla.

La segunda ola de Covid-19, que ahora ha mostrado signos por fin de detenerse, puso de rodillas al sistema de salud pública de la India. La escasez de equipos de salvamento, desde ventiladores hasta concentradores de oxígeno, fue el meollo de la crisis. Las políticas para incentivar la fabricación nacional de equipos médicos necesitan una nueva perspectiva si el país quiere evitar una situación similar en el futuro, dijeron los expertos.

El mundo ahora está de acuerdo en que la única solución a la pandemia de Covid-19 es vacunar, vacunar y vacunar. Nueva Delhi se ha sumado al consenso, gracias a una brutal segunda ola de Covid-19. Igualmente tardíamente, India se ha dado cuenta de que hay una carrera entre países que buscan el dominio de las vacunas. India, que durante mucho tiempo ha sido el mayor fabricante de vacunas para el mundo, podría perder su posicionamiento. Sobresale en la fabricación en masa, pero se queda atrás en innovación y el problema con China, complica la situación. La vacuna Covid-19, fabricada por el Serum Institute of India, utiliza una fórmula británica.

El mundo ha producido hasta ahora dos mil millones de dosis de vacunas, pero necesita 11 mil millones más para fin de año, y posiblemente se necesiten varios miles de millones de refuerzos cada año subsiguiente. Los países que se encuentran en la cima de este proceso se beneficiarán enormemente, desde la buena voluntad hasta las ganancias y los conocimientos técnicos.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Hindustan times.
What’s behind India’s acute shortage of life-saving medical devices?

Reporte Indigo.
Choque fronterizo entre China e India.