El implante de Neuralink, firma de Elon Musk, recibió aprobación de un comité de revisión para iniciar el primer ensayo en humanos para pacientes con parálisis en personas que sufran de tetraplejia por lesión o de ELA, para rastrear su progreso.

La tetraplejia es una lesión medular cervical por encima de la última vértebra cervical que origina una pérdida de la función motora o sensitiva de los miembros inferiores y superiores, además de alteraciones respiratorias en distinto grado según la lesión.

En medio de un errático liderazgo por parte de Elon Musk en Twitter, se plantean dudas sobre la capacidad de Neuralink para supervisar responsablemente el desarrollo de un dispositivo médico invasivo capaz de leer señales cerebrales, donde, además de las regulaciones necesarias, se requieren consideraciones éticas. La aprobación de la FDA también se produce en medio de un escrutinio continuo de las prácticas de prueba de Neuralink y acusaciones de crueldad animal. La compañía ha matado a más de 1.500 animales desde que comenzó a experimentar con ellos en 2018 y, aunque la muerte de sujetos de experimentación con animales no es infrecuente en los laboratorios, los empleados dijeron al servicio de noticias que la tasa de mortalidad ha sido más alta de lo necesario debido al agotador cronograma de desarrollo de Musk, que, según afirman, ha llevado a más errores y operaciones fallidas.

Neuralink no es el único dispositivo que actualmente trabaja en el desarrollo de señales cerebrales, miles de personas ya utilizan neuroprótesis, como implantes cocleares, para oír. Sin embargo, el amplio alcance de las capacidades que Musk promete con el dispositivo Neuralink ha generado escepticismo por parte de los expertos.

Hasta ahora ya se han realizado experimentos con animales y se han creado prototipos que se asemejan a algo entre un auricular inalámbrico y un mini audífono.

Neuralink invierte en la creación de interfaces que podrían mejorar las capacidades humanas y tratar afecciones neurológicas utilizando Inteligencia Artificial e insertando hilos alimentados por electrodos en las neuronas del cerebro. Además del lenguaje descargable para tener una comunicación universal, el dispositivo de lectura del cerebro también se puede instalar en máquinas, como un robot quirúrgico. Neuralink se basa en una interfaz cerebro-computadora que es completamente implantable, estéticamente invisible y está diseñada para permitir a los usuarios controlar una computadora o dispositivo móvil dondequiera que vayan. El dispositivo está encerrado en una carcasa biocompatible que puede soportar «condiciones fisiológicas varias veces más duras que las del cuerpo humano».

Aunque Neuralink esperaba recibir aprobación para implantar su dispositivo en diez pacientes, informó Reuters, más recientemente, la compañía negoció un número menor de pacientes con la agencia después de que planteara preocupaciones de seguridad, dijeron empleados actuales y anteriores. No se sabe cuántos pacientes aprobó finalmente la FDA.

Por: Dalia Solano

Fuentes:

El Español
Musk busca voluntarios para Neuralink: así serán los primeros ensayos del implante en humanos

Forbes
Implante para controlar dispositivos con la mente recibe aval para probarse en humanos