Según el Plan de Acción para la Reducción del Riesgo de Desastres 2016-2021, el 77% (13.566 / 17.618) de los hospitales de la Región del Caribe están ubicados en zonas de riesgo y requieren medidas urgentes de reparación para proteger la vida del personal y de los pacientes durante y después de un desastre. Los hospitales siguen los códigos de construcción de los años 80’s y 90’s, centrados en la resistencia sísmica, sin tener en cuenta el cambio climático.

Un hospital inteligente es la instalación médica que implementa tecnologías innovadoras con el fin de mejorar la atención y el cuidado de la salud. Su desarrollo está impulsado no sólo por los nuevos requisitos normativos, sino también por las limitaciones financieras y la reducción de personal que exigen hacer más con menos.

Aunque es importante el uso de la tecnología en un hospital inteligente, el diseño de las instalaciones -incluyendo la infraestructura y diseño de las salas- juega también un rol fundamental en la optimización del manejo de pacientes, insumos y dispositivos.

La conectividad, inteligencia Artificial, los wearables e incluso el Big Data que, aunque su implementación masiva parece a futuro, ya han sido halladas aplicaciones efectivas dentro del campo de la medicina. Sin embargo, para un hospital la seguridad es primordial, por lo que la automatización del edificio debe detectar de inmediato incidencias, y mantener la seguridad tanto de los pacientes como del personal.

La iniciativa del Hospital Inteligente se basa en la iniciativa del Hospital Seguro y se centra en mejorar la resistencia de los hospitales, reforzando los aspectos estructurales, operativos y proporcionando tecnologías verdes. Las mejoras energéticas incluyen la instalación de paneles solares, baterías de almacenamiento eléctrico y sistemas eléctricos de bajo consumo que, además de reducir el consumo de energía, disminuyen la huella de carbono del sector sanitario en el medio ambiente y dotan al hospital de autonomía energética, permitiéndole seguir funcionando durante emergencias y catástrofes.

Los hospitales inteligentes deben tener:

RESILIENCIA (seguro)
  • Techo y cimientos sólidos
  • Seguridad y señalización mejoradas
  • Almacenamiento seguro de equipos y combustible
  • Puertas y ventanas protegidas y eficientes
  • Buen drenaje
  • Energía de reserva
  • Reserva de agua
  • Planes de gestión de catástrofes
  • Planificación exhaustiva del mantenimiento
  • Acceso para discapacitados
SOSTENIBILIDAD (inteligente)
  • Reducción del tiempo de inactividad
  • Estructura resistente
  • Reducción de los costes de explotación
  • Mejora de la seguridad
  • Pacientes y personal satisfechos
  • Operaciones respetuosas con el medio ambiente
  • Mejora de la atención y los servicios de emergencia para la comunidad
SER ECOLÓGICO (verde)
  • Eficiencia del agua
  • Minimización y gestión de residuos
  • Reducción de la contaminación
  • Recogida de agua de lluvia
  • Energía alternativa mediante energías renovables
  • Iluminación y refrigeración eficientes
  • Mejora de la calidad del aire 

Los cambios tecnológicos, climáticos y económicos exigen un cambio integral para los prestadores de servicios de salud y los hospitales inteligentes son la respuesta a la creciente demanda de atención médica de calidad.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

OPS.
Hospitales inteligentes.

Intramed.
¿Qué es un hospital inteligente?