Con los avances en la industria de la salud, el plástico ha demostrado ser uno de los pocos materiales versátiles que ha podido adaptarse junto con la naturaleza dinámica de la industria.

Jeringas de plástico desechables, bolsas de sangre, válvulas cardíacas nuevas y otros dispositivos médicos son algunas de las muchas formas en que se han utilizado los plásticos. La prótesis es otro aspecto de la asistencia sanitaria que ha experimentado un desarrollo significativo a lo largo de los años como resultado del impacto de los plásticos. Con las prótesis de plástico, los médicos pueden brindar soluciones de atención médica con características y funcionalidades mejoradas.

Los plásticos ofrecen muchas ventajas, desde flexibilidad y simplicidad hasta una fabricación rentable, han impactado significativamente en todos los sectores de la industria, pero en la atención médica, han logrado mejoras sustanciales.

Algunos de los plásticos utilizados en la fabricación de dispositivos médicos son: Polietileno, polipropileno, polimetacrilato de metilo, cloruro de polivinilo, poliamida, acrilonitrilo butadieno estireno (ABS) y policarbonato, PVC, HDPE (por sus siglas en inglés, High Density Polyethylene), entre otros.

Existen varios puntos a considerar cuando se elige un material determinado, ya que éste debe ser resistente a los métodos de esterilización, agentes de craqueo, productos químicos y fluidos específicos, además de tener compatibilidad con fluidos corporales, piel y tejidos y aún así, mantener su seguridad, eficacia y funcionalidad, ya que deben durar toda la vida útil del dispositivo, cumpliendo además, con la producción, embalaje, envío, uso final y requisitos de eliminación.

Los plásticos no solo se pueden producir en masa a tasas rentables, sino que también permiten una gama más amplia de aplicaciones, por lo que es una inversión que vale la pena. Y si bien los dispositivos médicos a base de metal son propensos al desgaste y a la corrosión, el plástico puede tratarse para resistir tal estrés y evitar tales circunstancias. Esto no solo reduce los costos en los que se incurre al crear dispositivos metálicos, sino que también reduce el tiempo y el esfuerzo que de otro modo se destinarían al mantenimiento de dichos dispositivos metálicos.

Seleccionar el plástico de grado médico correcto para un dispositivo o componente médico es una decisión crítica en la fabricación de la pieza perfecta. Con el incremento por la demanda en salud por parte de la población, la atención en casa y el hecho de que los pacientes cuenten con sus propios dispositivos médicos y de diagnóstico en casa, implica retos que los fabricantes de dispositivos médicos deberán considerar en su fabricación y manuales de uso, como la necesidad de limpiar y sanitizar los equipos, su cuidado y mantenimiento, vida útil, etc.

El avance en la química de los materiales plásticos y la tecnología de conversión, la impresión 3D y los procesos de fabricación aditiva están ayudando a expandir las aplicaciones de los plásticos. Hasta la fecha, los plásticos ofrecen soluciones robustas y rentables para una amplia gama de dispositivos médicos. Existen desafíos en los biomateriales implantables y solubles, pero en general la oferta diversa de grados plásticos y las cualidades de fabricación de alta tecnología en constante crecimiento están ayudando a los fabricantes de dispositivos médicos a brindar soluciones emocionantes e innovadoras.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Medical design and outsourcing.
These common thermoplastics are ideal for medical device injection molding.

Smithers.
The challenges of selecting plastics in the design of medical devices.