Se prevé que el gasto mundial en dispositivos portátiles supere los 81.500 millones de dólares estadounidenses en 2021, casi un 20 % más que el año pasado.

A raíz del auge de los dispositivos móviles, como los teléfonos inteligentes y las tabletas, muchos expertos predijeron que los dispositivos ponibles serían la próxima gran novedad en la tecnología de consumo.

Hasta muy recientemente, la tecnología “wearable” se había limitado a los dispositivos que se usan en la muñeca, como los relojes y las pulseras inteligentes, los cuales representaron el año pasado alrededor del 60% del gasto del consumidor en el sector. Sin embargo, en los últimos meses los auriculares inteligentes se han popularizado.

A medida que más personas usan dispositivos portátiles, aumenta la oportunidad de utilizarlos en el cuidado de la salud. La diabetes y otras afecciones crónicas como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares requieren un tratamiento de por vida. Si un dispositivo portátil detecta estas anomalías, puede informar al paciente y alentarlo a consultar a un profesional de la salud. Luego, el médico podría acceder a la información rastreada por el dispositivo y aprovechar el informe para informar el diagnóstico del paciente. El diagnóstico temprano significa que los médicos pueden crear planes de tratamiento antes.

En los últimos años, los pacientes y los proveedores de atención médica han adoptado una gran cantidad de dispositivos portátiles, como monitores de glucosa, rastreadores de actividad, monitores de frecuencia cardíaca y oxímetros de pulso, para rastrear y controlar estas afecciones de manera más efectiva. Estos dispositivos también son una rica fuente de datos que se pueden analizar para comprender mejor los factores y comportamientos que conducen a mejores resultados de salud.

«Pero están muy infrautilizados», dice Temiloluwa Prioleau, profesor asistente de informática y codirector del Laboratorio de salud aumentada, que se enfoca en cerrar esta brecha.

Los sensores ubicuos, que monitorean los datos y comportamientos relacionados con la salud a medida que las personas realizan su día, realmente podrían ser la clave para comprender e informar las buenas prácticas de gestión. El desafío clave radica en extraer información significativa de la avalancha de datos que recopilan estos dispositivos.

Ya se trabaja en la organización de la información recuperada a través de los pacientes, investigadores hacen uso de algoritmos para aprender por medio de inteligencia artificial, sin embargo, la integración de datos entre dispositivos portátiles y registros médicos requiere un equipo dedicado con experiencia en todos los aspectos, desde dispositivos hasta la nube, con conocimiento práctico de los protocolos, procesos y consideraciones de privacidad.

Las soluciones de inteligencia artificial (IA) y machine learning están transformando la forma en que se brinda cuidado de la salud. Las organizaciones de salud han acumulado vastos conjuntos de datos en forma de registros e imágenes de salud, datos de población, datos de reclamos y datos de ensayos clínicos. Las tecnologías de IA son adecuadas para analizar estos datos y descubrir patrones e insights que los humanos no podrían encontrar por sí mismos. Con deep learning de la IA, las organizaciones de salud pueden usar algoritmos para tomar mejores decisiones comerciales, clínicas y mejorar la calidad de las experiencias que brindan.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Medical Xpress.
Leveraging data from wearable medical devices.

Statista.
El gasto en tecnología ‘wearable’ se duplicará en 2021.