La disautonomía, anteriormente llamada neurastenia, es una enfermedad en donde el Sistema Nervioso Autónomo presenta inmadurez, es decir, existe una disfunción en las actividades involuntarias dentro de las que podemos mencionar: pulso, presión, respiración y temperatura. Son las mujeres quienes se ven principalmente afectadas por este padecimiento, pues por cada hombre, hay 20 mujeres con disautonomía. La personas aparentemente sanas, pero con fatiga crónica, mareos, desmayos y mala calidad de vida, durante el siglo XIX, los médicos lo atribuyeron a un “sistema nervioso débil”.

En aquél entonces, la neurastenia, no tenía una base de comprobación científica, por lo que el diagnóstico se volvió complejo debido a la similitud que tiene con otros padecimientos, como el síndrome de fatiga crónica,  síncope vasovagal o neurocardiogénico , ataques de pánico, entre otros; desafortunadamente, una parte de los pacientes, era llamado simplemente “loco” o “inestable mental”.

Este  «cansancio» en realidad no es cansancio, es falta de energía, la persona se siente bien mientras está activa, y al dejar esta actividad, le sobreviene una  pérdida de ánimo, como que «se le acaban las pilas», y no tienen energía. Lo interesante, es que estas personas se sienten bien cuando están contentas en su trabajo o fiestas, pero se decaen al estar cansadas, aburridas o después de comidas abundantes.  Debido a este cansancio crónico y a la sensación episódica de debilidad, muchas veces, se hace el diagnóstico erróneo de Depresión, Fibromialgia, Fatiga Crónica, Hipotiroidismo, Hipoglicemia o Apnea del Sueño. Se les tilda de flojas y poco sociables, ya que no tienen energía para participar en reuniones con otras personas.  

Por lo anterior, un grupo de investigadoras mexicanas, Samantha Alvarado y Norma Alvarado, de la carrera de ingeniería biomédica, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y como parte de su proyecto de tesis, crearon un dispositivo evaluador de las disautonomías, según señala una nota de prensa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México.

El objetivo de este dispositivo es recopilar datos que permita a los médicos saber si se trata de una falla en el sistema nervioso autónomo, que aunque ya existe un dispositivo similar, no era accesible para tenerse en consultorios médicos, sin embargo, el desarrollado por las alumnas de noveno semestre, resulta de bajo costo y fácil acceso, consume muy poca energía y transmite toda la información del cuerpo a través de bluetooth, como respiración, electrocardiograma y pulso.

El proyecto fue asesorado por los doctores Guadalupe Dorantes Méndez y Aldo Rodrigo Mejía. Al respecto las alumnas comentaron que «ha sido muy interesante participar en esta investigación, porque fue construir el proyecto desde el principio, construir el prototipo, hacer adquisición de señales, procesarlas, para llegar a una conclusión final». La doctora Dorantes comentó que «es bueno involucrar a los jóvenes en proyectos de investigación, que los presenten, que vean qué se hace en otras universidades y en qué nivel están ellos».

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica. CONACYT.
Crean estudiantes de la UASLP dispositivo evaluador de disautonomías.

Disciplied.
¿Por qué la disautonomía es a menudo mal diagnosticada?

El hospital.
Mexicanos desarrollan evaluador de disautonomía.