El sistema de salud actual, no sería posible sin incluir a los dispositivos y equipos médicos para brindar mayor calidad y mejor servicio a los pacientes.

El cuidado proporcionado por clínicas y hospitales, depende de esta tecnologías para mejorar y optimizar los servicios de atención y tratamiento de la salud de los pacientes.

Aunque diariamente salen a la luz nuevas tecnologías médicas, existen equipos indispensables en la práctica médica: materiales, aparatos médicos, equipos, instrumentos, construcción, acabados, redes de distribución y otras instalaciones, aunque no se considere que tienen relación directa con la atención de los pacientes pero que resultan necesarios para el buen funcionamiento de equipos. El éxito de una institución de este tipo se debe en gran medida a la coordinación de todas sus partes para que hasta el mínimo detalle esté perfectamente controlado, atendido, y en total sincronía.

Es necesario contar también con unidades de reemplazo para poder ser usadas en caso de  que el aparato de uso regular llegue a fallar. Cuando se habla de ambiente hospitalario, se hace referencia a la porción del sistema del servicio médico en el cual se proporciona el cuidado directo al paciente y se llevan a cabo actividades clínicas como el tratamiento y el diagnóstico.

Los equipos con los que regularmente cuenta un hospital son:

  • Máquina de ECG: La máquina de ECG registra la actividad eléctrica del corazón y la imprime en un registro en papel llamado trazado. Las máquinas de electrocardiograma son un equipo estándar en los quirófanos y las ambulancias.
  • Luces quirúrgicas: están diseñadas para facilitar la iluminación durante las cirugías y asegurar condiciones de iluminación adecuadas para una visualización óptima de objetos pequeños y de bajo contraste en profundidades variables o a través de incisiones pequeñas.
  • Unidades electroquirúrgicas: se usan en cirugías para coagular, cortar o alterar tejidos. Es un dispositivo médico que utiliza fenómenos eléctricos para producir calor.
  • Mesas quirúrgicas y camas para pacientes: no se puede realizar cirugía sin mesas quirúrgicas, así como tampoco se puede acomodar a ningún paciente sin una cama adecuada. Puede equiparse con brazos, para esparcir las piernas de un paciente (para procedimientos ginecológicos, por ejemplo).
  • Máquina de anestesia: estas máquinas proporcionan un suministro de gas médico continuo y preciso. El gas se entrega a los pacientes con un flujo y presión seguros para garantizar una anestesia uniforme. Incluye sistema de inhalación (cilindros, yugos, válvulas, flujómetros, medidores de presión y demás).
  • Desfibriladores: sirven para tratar afecciones letales como la fibrilación ventricular, las arritmias cardíacas y la taquicardia. Cuando la energía eléctrica se administra a través de una dosis terapéutica, el desfibrilador cesa la arritmia y restablece el ritmo normal en el corazón del paciente.
  • Monitores de pacientes: Los monitores de parámetros fisiológicos, también denominados monitores de pacientes o de cabecera, son equipos electrónicos que miden, recogen y muestran información sobre los signos vitales de un paciente sometido a una vigilancia continua.
  • Esterilizadores: Bajo ninguna circunstancia un hospital puede quedarse temporalmente sin autoclaves en correcto funcionamiento. El ambiente en un hospital debe, ante todo, ser seguro para los pacientes, los esterilizadores permiten eliminar las amenazas que representan las bacterias, matando de todas las formas la vida microbiana, hongos, virus y entre otras entidades que pueden estar alrededor de los instrumentos quirúrgicos y en otros aparatos médicos.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Scielo.
Ingeniería clínica para no Ingenieros. Adquisición de equipos médicos.

Seisamed.
10 equipos médicos que no deben faltar en un hospital.