Los problemas de la cadena de suministro y la inflación que afectaron a las empresas de dispositivos médicos en la primera mitad de 2022 probablemente persistirán durante el resto del año.

Las empresas de dispositivos médicos, especialmente las empresas más pequeñas, probablemente reduzcan el gasto en la segunda mitad del año mientras se preparan para una posible recesión en medio de una inflación creciente. Esto se debe a que ha surgido una imagen más clara del impacto de las macrotendencias para las empresas de dispositivos médicos desde el segundo trimestre y más allá.

Estos factores han ralentizado la recuperación posterior a la pandemia, y ahora una posible recesión combinada con estos desafíos arroja más incertidumbre sobre la industria.

La caída de los precios de las acciones limita la capacidad de las empresas para recaudar capital a través de ofertas de capital. Ante un entorno de recaudación de fondos más difícil, las empresas están reconsiderando sus planes de gasto.

La guerra entre Rusia y Ucrania ha entrado en su tercer mes, sin señales de aliviar el conflicto entre los países. Como resultado, las interrupciones del suministro continúan empeorando y los precios de la energía y las materias primas se mantienen en niveles incómodamente altos. Los precios del petróleo crudo rondan constantemente los 100 dólares, precipitando las condiciones de recesión.

El mercado de valores ha sido testigo de una venta masiva últimamente debido a las preocupaciones sobre los aumentos agresivos de las tasas de interés de la Fed (Sistema bancario Central de los EUA)  para combatir la inflación alta de la década.  Muchos analistas esperan que la economía entre en recesión debido al endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal. 

La industria de dispositivos médicos se mantiene relativamente estable frente a la posibilidad de una recesión, ya que las cirugías no electivas permanecen a pesar de los ciclos económicos. Sumado a la demanda de atención médica de calidad, impulsa el crecimiento de los fabricantes de dispositivos médicos.

En comparación con otras industrias, los dispositivos médicos son indispensables para la atención en salud. Es menos probable que el gasto de las personas en atención médica se vea afectado por vientos  macroeconómicos en contra, debido en gran medida, a que las enfermedades crónico degenerativas continúan en aumento y requieren diagnóstico, atención, tratamiento y seguimiento, independientemente de las turbulencias económicas. 

Los procedimientos no electivos no pueden retrasarse durante una desaceleración económica. Por lo tanto, la demanda de dispositivos médicos se mantiene estable aún con el incremento de costos en insumos y la posible reducción de compra por parte de los hospitales.

Aunque es probable que el entorno de capital vea un mayor escrutinio a corto plazo y la perspectiva para todo el año dependa de la evolución de las condiciones económicas, la perspectiva sigue siendo positiva en el sector de dispositivos y equipos médicos. Si persisten las preocupaciones sobre el crecimiento y aumentan las probabilidades de una recesión, se cree que las empresas con mayor exposición a las ventas internas de cuidado y atención en salud, serán de las mejores posicionadas. Sin duda, el crecimiento a largo plazo de la industria de dispositivos médicos dependerá de las continuas innovaciones de productos, la integración de nuevas tecnologías para mejorar la precisión y la exactitud, y una mayor asistencia robótica en los quirófanos.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Medtech device.
Medical device companies to curb spending as recession threat clouds longer-term outlook: analysts

Stock news.
Are Medical Device Stocks Good Investments During a Recession?