El mercado de los dispositivos para remover tatuajes fue valuado en 11.614 millones de dólares, en el 2016 y proyecta un crecimiento de hasta 27,314 millones para el año 2023.

Un tatuaje se define como la marca temporal o permanente hecha en la parte del cuerpo al insertar pigmento o tinta debajo de la piel, México lidera la industria de los tatuajes en latinoamérica, se estima que un promedio de 12 millones de personas cuentan con un tatuaje y el número va a la alza según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED).

Las redes sociales han permitido que la sociedad mire a los tatuajes bajo una perspectiva más relajada, el incremento de las personas que se tatúan crece a la par, de aquéllas que deciden eliminarse uno, las estadísticas dicen que 6 de cada 10 personas que se arrepienten de hacerlo en los primeros 5 años. Es importante mencionar, que existen leyes que regulan los tatuajes en México, (Ley General de Salud y los Tatuajes en México).

Hasta ahora, la forma de eliminar un tatuaje consiste en sesiones láser, que es la manera preferida; aunque también es posible hacerlo mediante cirugía, cremas y otros (terapia de luz pulsada intensa, solución salina, exfoliación química profunda). Son métodos que llevan tiempo y en algunos casos resultan poco precisos. Ahora, se ha desarrollado un nuevo dispositivo médico que ayuda a la eliminación de tatuajes con ondas de choque acústicas, de pulso acústico rápido (RAP por sus siglas en inglés), una tecnología que además puede aplicarse contra celulitis y grasa, indicado como un accesorio para el láser Q-Switched de 1064 nm para la eliminación de tatuajes con tinta negra de brazos, piernas y torso.

La tecnología de onda de choque acústico espera ofrecer a los médicos la capacidad de proporcionar pases con láser repetidos en una sola sesión de tratamiento, logra la eliminación exitosa de tatuajes en 2-3 visitas al consultorio, en lugar de las 10 o más sesiones. Hasta ahora el dispositivo no contaba con la aprobación de la FDA, pero acaba de conseguirla, por lo que ya pueden realizarse ensayos para otras aplicaciones médicas.

Uno de los principales problemas con la eliminación de tatuajes con láser es su eficacia limitada. Una vez que un láser ataca las aglomeraciones de pigmento en la piel, incluidos los glóbulos blancos cargados de pigmento, se rompen y dispersan, o se vuelven menos visibles. Sin embargo, una única sesión de láser generalmente produce una reducción de 11 a 16% en el pigmento en el área tratada, y luego se requiere un período de espera de seis semanas entre sesiones para permitir que la piel se cure. Aquí es donde entra el dispositivo de pulso acústico rápido (RAP). Utiliza pulsos acústicos para interrumpir las vacuolas en el tejido y ayuda a dispersar aún más los aglomerados de pigmento. El concepto implica tratar el área con el dispositivo RAP entre pases de láser, lo que significa que se pueden realizar múltiples pases con un láser en cada sesión, lo que ayuda a reducir en gran medida la cantidad de pigmento que queda en el tejido.

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Forbes.
México lidera la industria del tajuaje en LATAM.

Medical Design and Outsourcing.
FDA clears Soliton’s acoustic shock tattoo removal device

Soliton.
Soliton.

Allied market research.
Tattoo Removal Market by Procedure (Laser, Surgical, Creams, and Others) and by End User (Hospitals, Clinics, and OtAllied Market researchers) – Global Opportunity Analysis and Industry Forecast, 2017-2023

Otros artículos de interés

Oops...
Slider with alias ActuNorm not found.
Oops...
Slider with alias novmedtech not found.