Los exámenes por rayos X se utilizan para ayudar a diagnosticar una gran variedad de lesiones y enfermedades en niños. La lamentable exposición a la radiación a una edad muy temprana, es una preocupación para la mayoría de los profesionales médicos y aún más para los padres.

Los rayos X son ondas invisibles de radiación que pasan a través del cuerpo para producir una imagen de los huesos y órganos. Las radiografías no son dolorosas pero es necesario que el niño se mantenga quieto por pocos segundos. Algunas veces se utiliza alguna cinta adhesiva, esponja o banda de tela para sujetar a los niños para evitar que se muevan. A veces, se le pide a los padres que permanezcan en la habitación mientras le realizan la radiografía al menor para ayudarle a sentirse cómodo, ya que es muy importante que se mantenga quieto, lo cual resulta un poco más complejo en el caso de bebés, quienes aún no atienden instrucciones.

Pigg-O-Stat es un dispositivo utilizado desde los años 60, cuya función consiste en mantener estático al niño mientras se pasa el escáner de rayos X evitando exposiciones innecesarias y obteniendo placas rápidas, precisas y eficaces en el primer intento. Uno de los mayores sacrificios para los técnicos de rayos X es cuando están sobreexpuestos a la radiación debido a que tienen que inmovilizar a un bebé ellos mismos.

Básicamente, se trata de un dispositivo de inmovilización pediátrica que tiene como objetivo poder realizarles radiografías a los niños sin que se muevan. Posee una apariencia similar a la de un tubo y en su interior es donde se coloca al pequeño, en posición erguida, para poder realizarle la prueba de rayos X de forma fácil y sencilla. La edad de uso oscila entre los 12 y 18 meses de edad, no se utiliza en niños con sobrepeso y el bebé debe entrar con pañal, se colocará al niño en posición vertical, abriendo el dispositivo como si se tratara de un libro. Los pies del bebé se pondrán sobre las placas lisas de plexiglás que posee el dispositivo, de la misma manera, se procederá a utilizar unas correas para las piernas para evitar que el niño pueda moverse.

Aunque resulta un poco impactante, el menor no sufre ningún daño y evita tener que realizar el escaneo más de una vez, es un dispositivo fácil de limpiar y esterilizar con agua y jabón en las zonas de plexiglás. Pigg-O-Stat, no depende de maquinaria automatizada, los técnicos o médicos tienen un control absoluto sobre la configuración del aparato según las características físicas del niño.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Sociedad Radiológica de Puerto Rico.
Rayos X (Radiografías) para niños: Lo que los padres deben saber sobre radiación médica segura.

Pigg-O-Stat.
The Pigg-O-Stat.

Ok Dirario.
Pigg-O-Stat el invento para que el bebé no se mueva en las radiografías.