El valor que ofrece el sector de dispositivos médicos al quehacer médico diario, ha sido invaluable frente a la pandemia de coronavirus y la creciente demanda de atención médica por parte de la población.

Tras el anuncio de la pandemia, las cadenas de suministros se vieron seriamente afectadas alrededor del mundo, dando por resultado desafíos sistémicos que dificultan cubrir la demanda de insumos requeridos. Sin embargo, para México, el sector de dispositivos médicos se desarrolla en lo que podría definirse como, el nacimiento de una importante y significativa expansión de la industria.

Aunque países como China, constituyen proveedores importantes, las afectaciones que ha dejado el COVID-19, disminuyeron su capacidad de respuesta, provocando la búsqueda de nuevos proveedores por parte de los fabricantes. La ubicación geográfica de México y la cercanía que tiene con su vecino del Norte, Estados Unidos, convierten al país en un atractivo lugar para aumentar su participación en el mercado de dispositivos médicos. Baja California, es una estado mexicano que puede absorber sin ningún problema, a cualquier empresa que desee salir de China. México fue proveedor líder en 2018 para Estados Unidos, que obtiene alrededor del 33% de sus suministros del extranjeros, principalmente como consecuencia de ser una base de fabricación extranjera de bajo costo para las empresas estadounidenses, que representa casi el 17% de las importaciones totales. Los proveedores mexicanos ya eran dominantes en los consumibles como jeringas, agujas, catéteres; y otras áreas de productos de dispositivos médicos.

Las exportaciones de dispositivos médicos en los EE. UU. aumentaron un 5.8% es decir, $47.5 mil millones en 2018, lo que representa el crecimiento más sustancial desde 2011. 

«En México, hemos visto una demanda de cinco años de ventiladores; en solo cinco meses», dijo a OBG Fernando Oliveros, vicepresidente y gerente general de Medtronic, fabricante de dispositivos médicos.  «Esto ha llevado a una presión sustancial en la cadena de suministro de fabricación médica», añadió.

Los fabricantes, se han visto en la necesidad de incrementar su producción para abastecimiento de guantes, máscaras, ventiladores, pruebas diagnóstico y demás insumos necesarios para hacer frente a la pandemia por COVID-19. Sin duda, se trata de una expansión de fabricación sin precedentes. La producción se ha duplicado en insumos como: monos desechables, (traje protector para el cuerpo) de los cuales un fabricante tiene previsto producir hasta 9 millones mensualmente.

Productos antibacteriales, jabones, desinfectantes, se han sumado a la producción de los fabricantes, que además contribuyen al cumplimiento de higiene recomendado.

México, a través de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios es capaz de ofrecer mejores garantías de calidad que sus competidores, sobre todo porque ya está estrechamente alineada con los estándares estadounidenses; se ha hecho un gran trabajo con el fin de homologar normas relacionadas a seguridad y farmacovigilancia.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Oxford Business Group.
Can Mexico emerge from Covid-19 as a medical exports leader?