Christian Peñaloza, es el nombre del mexicano que ha triunfado en Japón creando una prótesis con inteligencia artificial que domina el pensamiento, su trabajo, representa una auténtica extensión de las capacidades del cuerpo humano. Aura, es la prótesis que permite controlar dispositivos y objetos con el cerebro. 

No fue un camino sencillo, pues el joven tuvo que atravesar 5 rechazos por parte del Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), el proyecto que presentó era increíble, pero requería un fuerte impulso de inversión en infraestructura y desarrollo tecnológico.

Tras recibir una beca del gobierno japonés, estudiar una maestría, un doctorado en robótica y neurociencia, Christian logró cerrar un trato con la Universidad de Osaka para la producción de AURA, el dispositivo estrella de su compañía Mirai Innovation. Aura, interpreta las señales del cerebro y estímulos musculares, traduciéndolas en acciones. Por medio del dispositivo, es posible jugar videojuegos sólo con el pensamiento o mover objetos en situaciones que no son posibles para el cuerpo humano; recientemente su investigación se ha viralizado por la difusión de un video donde una persona controla un tercer brazo con la mente, mientras que con las dos manos, balancea una charola que contiene una pelota.

Hasta ahora, su empresa se ha de enfocado a perfeccionar el dispositivo para ayudar a las personas que sufren alguna discapacidad, aunque ya existen muchos trabajos enfocados a la neurología, Aura es diferente, pues gracias a las librerías de inteligencia artificial, el cerebro no tendrá que hacer un proceso completo para ejecutar una acción, lo cual puede resultar cansado y extenuante para los pacientes, sino que este dispositivo “recuerda, aprende y reconoce”, las acciones que han sido realizadas con anterioridad, por lo que además, se personalizará (aprenderá) de acuerdo a las necesidades de cada individuo.

Christian Peñaloza, es Doctor del Advanced Telecommunications Research Institute International en Kioto, de la Universidad de Osaka en Japón y ha fundado su propia empresa en México Mirai Innovations. Estudió computación en la Universidad de San Diego, donde al término, tenía que decidir entre trabajar para una empresa Canadiense o hacer un internado en Japón, no tenía suficiente dinero, pero viajó a Japón y trabajó de lavatrastes para pagar su maestría, pues sus ahorros no fueron suficientes. Fue entonces, cuando uno de sus maestros, al verlo quedarse dormido durante la clase, le ofreció ser el asistente de investigación para el Doctorado en Neurociencia Cognitiva en la Universidad de Osaka.

Peñaloza, ha desarrollado aparatos y sillas de ruedas que reconocen el dispositivo que ha creado, el objetivo del Doctor, es ofrecer autonomía para los pacientes que sufren alguna discapacidad. Además, logró reducir hasta 4 veces el costo de ésta tecnología, bajando los precios para el mercado mexicano: «Logramos reducirlos a 3 mil 500 dólares (65 mil pesos). Así es más accesible para centros de investigación y universidades». En Europa, tenía un costo aproximado de 15 mil dólares.

El ordenador combina los comandos aprendidos con información de sensores en la habitación para ajustar los deseos del usuario al ambiente. Por lo que si el sistema comete un error y detecta que el usuario se siente molesto porque apagó la luz y quizá no era lo que deseaba, revierte la acción hasta recibir la orden correcta. 

Sin duda, se trata de una herramienta realmente atractiva para las personas que sufren algún tipo de discapacidad, pues realmente otorga autonomía a los pacientes y además, reduce los costos que implicarían los cuidados intensivos destinados al paciente.

Entrevista con Christian Peñaloza

Por: Dalia Solano

Fuentes:

Cityexpress.
La historia del genio mexicano que inventó una tecnología para controlar una prótesis con el cerebro.

Alto Nivel.
El joven mexicano que desarrolla inteligencia artificial en Japón.

Xataka.
Christian Peñaloza: la historia del mexicano que puede controlar tres brazos a la vez, incluyendo uno robótico, solo con la mente.