Una amputación, se define como la resección total o parcial de una extremidad. Las causas pueden ser congénitas, por enfermedad o accidente. Los traumatismos son más comunes en los hombres con un doble índice de incidencia, de los cuales,  el 42% de los amputados son menores de diez años de edad. En México solo se cuenta con 300 expertos en órtesis y prótesis.

Enfrentar la experiencia de una amputación, no es sencillo, los fabricantes de prótesis buscan, principalmente, que los pacientes recuperen en medida de lo posible, su calidad de vida, sobre todo en el caso de los niños, de quienes su movilidad y desarrollo se ve limitado después de perder alguna extremidad. Son los pequeños de la casa quienes a menudo pierden dedos de las manos o yemas, debido principalmente a las puertas, pero hay otros accidentes que generan la pérdida de brazos completos.

A menudo suele colocarse una prótesis cuando ocurre una amputación en el paciente, aunque cuesta trabajo acostumbrarse, los médicos recomiendan que entre más pronto se use una prótesis después de la pérdida de una extremidad, el paciente tendrá una mayor probabilidad de adoptarla y mejorar así, su movilidad, capacidades motoras y por ende su calidad de vida. Una prótesis, es un dispositivo artificial unido o aplicado al cuerpo para reemplazar una parte que falta. Existe una amplia gama de prótesis externas de la extremidad inferior y superior, que son prescritas, diseñadas, fabricadas y colocadas de forma individual para restaurar la función y la estética de un miembro amputado después de una evaluación completa y exhaustiva de la persona. Debido a los modernos avances en tecnologí­a de prótesis, se están convirtiendo en más ligeras, más fuerte y que funcionan de forma natural.

Hay diferencias entre las prótesis de niños a las de adultos, debido a que los niños, se encuentran en desarrollo y crecimiento constante, por lo que si las epífisis (puntos de donde crece el hueso), se pierden durante la amputación, el hueso no logrará crecer y quedará un muñón corto; en cambio si se conservan las epífisis, el hueso amputado puede crecer demasiado y lastimar a la prótesis, razón por la cual, en el caso de los niños se prefiere la desarticulación. Los niños tienden a cicatrizar de manera más pronta pero al crecer, también requieren cambios constantes en la prótesis que usan, lo que deriva en altos costos para los pacientes. 

Las nuevas tecnologías permiten el desarrollo de dispositivos que mejoren la calidad de los pacientes. Científicos de UK desarrollan el primer brazo de prótesis operado por un sensor impreso en 3D para niños menores de dos años de edad y un sistema de electromiografía de superficie (sEMG) basado en brazalete.

«Muchas prótesis activas tradicionales no son adecuadas para los niños pequeños, ya que requieren mucho tiempo para su construcción y son pesadas», dijo el Dr. Khaled Goher, profesor titular de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Lincoln e ingeniero principal de la investigación. 

Este brazo cuenta con 7 canales y sensores de movimiento que permite a los niños adaptarse a una prótesis activa, los dedos de agarre están sincronizados con el brazalete, mientras que los músculos transmiten pequeñas señales eléctricas, por lo que el niño podría sujetar y levantar objetos de la misma manera en que lo haría con un brazo convencional. La impresión en 3D supone una reducción de costos importante en comparación con las prótesis desarrolladas convencionalmente. Sympa, es el nombre del brazo protésico mioeléctrico infantil de agarre suave.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Efisiopediatric.
Amputaciones en la infancia.

3D Printing Industry.
Researchers develop 3D printed sensor embedded prosthetic arm for toddlers.

Eurek Alert.
First 3D-printed sensor-operated prosthetic arm for toddlers prototyped by UK engineers.