Los artículos publicados son únicamente informativos, relativos a los avances del sector; sin fines de lucro. En consecuencia no contamos con información de ningún producto en particular.

Tampoco brindamos atención telefónica sobre los mismos.

La mucosidad en los niños y bebés, es un problema que aunque no es grave, suele ser causa de preocupación para los padres, debido a que dificulta la respiración y puede ocasionar incomodidad en los pequeños.

El mercado de dispositivos médicos, ofrece una amplia gama de aspiradores nasales, que colaboran para resolver el problema, sobre todo en los bebés, cuando aún no pueden sonarse la nariz.

A la par de la tecnología, estos dispositivos han evolucionado y cada vez, resultan menos invasivos. Los aspiradores nasales tradicionales, provocaban angustia en los bebés ante la sensación del aspirado, pero actualmente existen aspiradores nasales manuales con filtros para una succión más controlada.

Asegurarse de que un bebé no tenga mocos al dormir, mejorará su calidad de sueño. Es recomendable que antes de utilizar un aspirador nasal, se utilice un humidificador o un poco de agua tibia con el fin de reblandecer la mucosidad. Es muy importante seguir las instrucciones que se adhieren a los aparatos, pues si se succiona con demasiada intensidad, pueden provocarse daños o irritar sus fosas nasales. 

Existen algunos aparatos que resultan muy suaves para su utilización, por lo que no se dañan las fosas nasales del bebé.  También existe una amplia gama de aspiradores eléctricos, que aunque incrementan su costo, resultan una excelente opción por calidad y precio. Aunque hay que considerar que la mayoría de estos modelos, requieren cambio de piezas después de cierto tiempo.

Básicamente existen 3 tipos de aspiradores nasales:

  1. Aspiradores nasales con un tubo que se coloca en la nariz del bebé y el padre tiene que aspirar por el otro lado.
  2. Aspiradores nasales con una jeringa o perilla que se inserta en la fosa nasal del bebé y hay que accionar de manera manual.
  3. Aspiradores nasales con batería totalmente automáticos.

La mayoría de los padres optan por los modelos en los que se tiene que aspirar del otro lado del succionador, dichos aparatos tienen filtros y evitan que la mucosidad sea ingerida por el cuidador, es el tipo de aspiradores nasales preferido del mercado, porque permite controlar la fuerza de la succión.

El aspirador nasal más recomendable, es aquél con el que el cuidador y el bebé se sientan cómodos al utilizar. Generalmente, dependerá de la pericia de los padres.

Por: Dalia Solano.

Fuentes:

Bebés uno.
Los 3 mejores aspiradores nasales para bebés.